Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio / Novedades / Noticias / Denunciantes de corrupción en Andalucía

Denunciantes de corrupción en Andalucía

Podría considerarse Andalucía una de las regiones más corruptas de Europa y España. Esta tierra ancestral lleva décadas castigada por la corrupción, la opacidad, el enchufismo y el despilfarro de recursos públicos. Estos son vicios muy arraigados en el régimen político andaluz que, además vienen a producir un ambiente nauseabundo que impregna con su pestilente hedor las instituciones. Puedo afirmar que la corrupción política pudre la democracia y pervierte sus esenciales valores, convirtiéndose en un cáncer que produce un daño irreparable en la vida pública.
Denunciantes de corrupción en Andalucía

Portada del ABC

Según un informe publicado por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en el año 2016, Andalucía fue la comunidad con más casos de corrupción política y económica investigados en este momento, por delante de Valencia y Madrid.

El régimen político andaluz se ha caracterizado por favorecer el pillaje y el saqueo de los fondos públicos. Millones de euros se han dilapidado en tramas de corrupción como los Eres, los cursos de formación, la Faffe, Invercaria, IDEA, o las facturas falsas de UGT Andalucía.

En esta hermosa tierra cubierta por un sol resplandeciente y una luminosidad cautivante, las espesas tinieblas invaden los altos despachos de la Junta. La transparencia quedó emparedada dentro de los suntuosos muros del Palacio de San Telmo, entre los nuevos soldados y los antiguos generales afines al régimen se encargaron de tapiarla. No es una ensoñación, es la triste y cruda realidad, por citar un par de ejemplos: 56 expedientes de UGT e IFES  tardaron 6 meses en enviarse a la comisión de investigación sobre el fraude a la formación, dificultando así el análisis, revisión y estudio por parte de los parlamentarios.  La Junta sigue ocultando la cuantía de 6 subvenciones que reclama a UGT Andalucía. Me quedo con la sensación que las sombras y el poder de Morgoth «señor oscuro», se encargan de ocultar las cifras de las reclamaciones al “sindicato hermano del PSOE”.

En estos valles fértiles, la semilla de la corrupción gemina con la rapidez con la que crecen las malas hierbas en los campos. Los hombres que han intentado segar de raíz la dañina corrupción se quedaron sin pan y sin queso que cortar. El hambre, la miseria y otras calamidades penetraron en sus hogares, sin que pudieran oponerse a tan violenta ocupación. 

Denunciar la corrupción en Andalucía tiene funestas consecuencias para la vida personal, familiar y profesional. En esta histórica tierra socialista los denunciantes de corrupción son cazados como perdices en los llanos. La lista de personas es corta, pero trascienden los nombres de los ciudadanos honestos: Teodoro Montes, Cristóbal Cantos, Ramón Piñeiro, Miguel Ángel Baena, Luis Escribano y otros que aún siguen en el anonimato.

Sobre Teodoro Montes, denunciante del fraude a los cursos de formación en Andalucía, los periodistas del Mundo Manuel Becerro y Silvia Moreno, publicaron una noticia titulada: El testigo díscolo que la Junta de Andalucía quiso Aniquilar.  En dicho artículo detallan parte del calvario que el funcionario sufrió tras negarse a silenciar el macro fraude formativo, señalando que: «Montes fue humillado, vejado, le abrieron expedientes injustificados para amedrentarle e incluso levantaron un tabique para aislarlo del resto de compañeros, hasta dejarlo literalmente emparedado en una oficina, según recoge el fallo del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) de marzo de 2012 del que viene informando EL MUNDO».

 Las batallas que libró Cristobal Cantos, denunciante del caso Invercaria fueron recogidas por el periodista Pedro de Tena, contando que:  «era obligado a elaborar informes falsos sobre los destinos de los dineros de la empresa pública andaluza, grabó a la presidenta de la entidad, Laura Gómiz, confesando su decisión de engañar sobre los datos de la entidad».

El denunciante Cantos recibió serias amenazas por parte de Laura Gómiz que le espetó lo siguiente: «Si nos denunciáis, lo primero que perderéis es el trabajo porque os vamos a despedir [lo que hicieron con Cantos]. Lo segundo, perderéis la tranquilidad personal y familiar porque os freiremos a demandas judiciales, penales y civiles. [Lo hicieron con Cantos]. Lo tercero, os arrancaremos de las entrañas el horizonte profesional impidiendo que encontréis un trabajo digno. [Cuando Cantos encontró un puesto tras años de paro, el PSOE pidió que que lo echasen]. Lo cuarto, lograremos vuestra imputación y si es posible, vuestra condena por no haber denunciado antes los hechos o haberlos denunciado tímidamente. [En el caso de Cristobal Cantos, la Fiscalía Anticorrupción encontró motivos de imputación en que el perseguido sólo dedicó medio folio a descalificar unas inversiones que luego Invercaria promovió desoyendo sus advertencias. Cantos fue imputado]". Recordemos aquella famosa frase que la expresidenta de Invercaria, Laura Gómiz pronunció en aquellas grabaciones: "'Si me comprometiera con la ética, no estaría trabajando en esta organización [Invercaria]"».

Es imprescindible blindar a los denunciantes de las represalias y abusos que sufren por parte de las mafias corruptas vinculadas al poder político. Desde la “Plataforma x la Honestidad” insistimos en la imperiosa necesidad de aprobar el Proyecto de Ley Integral de Protección para el denunciante de corrupción con el objetivo de garantizar el blindaje laboral, la asistencia jurídica gratuita y psicológica, y asegurar su anonimato. 

Juansinmiedo
Juansinmiedo dice:
27/02/2017 12:21

En cursos para desempleados de escuela della robbia, gelves,sevilla, no tienen en cuenta a los inscritos previamente, sino que les dan los cursos a los que les da la gana sin haber estado previamente inscritos, sin sacar listas de admitidos ni nada. Encima, les pides explicación de porqué no han tenido en cuenta a los inscritos, y te mandan un correo donde la única explicación que te dan es que ya te avisarán para la próxima convocatoria. No sé si esperar de pié a que me avisen para la próxima o sentarme a esperar...
Luego, en las subvenciones para fomento del empleo en la artesanía (consejería de empleo, junta de andalucia), venden las subvenciones como que sirven para ayudar a los desempleados. Otra gran mentira. Exigen para poder presentar la solicitud de subvención darse de alta en un registro de artesanos, y para darse de alta en el susodicho registro, hay que darse previamente de alta en el Impuesto de actividades económicas, y, claro está, para darse de alta en el IAE necesitas domicilio fiscal, pero sobre todo pagar la correspondiente tasa, ¿Cómo coño pagas la cuota si no tienes un empleo ni ninguna ayuda? El mecanismo está bien diseñado para que queden bien cara a la galería, que están fomentando el empleo y dando subvenciones a quien lo necesita, pero la realidad es que lo perciben todo, cursos y subvenciones los que ya están en el sistema, o sea, los que ya tienen negocios y otros que son amigos y familiares. Ellos trincan tasas, reparten los cursos a quien les da la gana y, encima, quedan bien frente a Europa y el resto. El negocio es redondo.
La próxima vida, que espero por supuesto no tener que volver por este asqueroso planeta, pero si tuviera que volver, me pido ser como ellos claro y trincar todo lo que pueda junto a esta mafia irresponsable penalmente y que está por todas partes. Vergüenza de país corrompido desde arriba hasta abajo

Agregar un Comentario

Puede agregar un comentario llenando el siguiente formulario. Formato de texto plano. Los comentarios son moderados.

Pregunta: ¿Cuántas manos hay en nuestro logo?
Su respuesta:

  • Plataforma X la Honestidad (CIF G87424917)
    C/ Cerro Bermejo Nº 1 Bajo C, 28011- Madrid - Formulario de contacto
    Inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones (Grupo 1º, Sección 1ª, Nº Nacional 609601)

    Cuenta de la Plataforma x la Honestidad en Facebook    Cuenta de la Plataforma x la Honestidad en Twitter    

    Plataforma x la Honestidad